Pueden leer los dos primeros capítulos de mi novela "Los Elegidos" haciendo click aqui

domingo, 24 de febrero de 2013

Un día esquiando (preparación)



Habiendo crecido en un país tropical como Venezuela, y más particularmente habiendo vivido durante varios años en Maracaibo, donde nos sorprendemos cuando la temperatura baja de los 30 grados centígrados; para mí esquiar no es para nada natural.

Sin embargo tuve la oportunidad de aprender y aquí les cuento la preparación básica para pasar un día esquiando.

En el hotel donde me quedé anunciaban la temperatura del día.


 
Aunque parezca muy frio, con el traje de esquiar más el ejercicio que uno hace, -5 con un día soleado es excelente; para que la nieve se mantenga la temperatura debe ser menos de 0 grados. Lo más frio que he esquiado es -10, pero se puede esquiar en temperaturas mucho más frías.

Luego hay que ponerse las botas, en este hotel hay calentadores de botas que te las secan durante la noche.


Aquí hay un close-up de las botas, las cuales son bastante incomodas para caminar, pero una vez que te pones los esquís no hay problema.


Antes de subir hay que decidir que pista vamos a tomar, las pistas están categorizadas por colores, Verdes, Azules, Rojas y Negras.

Verdes: para principiantes, pistas con poca inclinación, llena de personas que toman giros inesperados y frenan sin razón aparente, ósea llena de principiantes.

Azules: para personas de nivel intermedio o para principiantes osados, inclinación media a alta, llena de niños de 5 años esquiando a la velocidad de la luz.

Rojas: para esquiadores experimentados y adolescentes sin miedo a morir. Inclinación media y alta, sobre todo alta.

Negras: para esquiadores aburridos de la vida o Yetis (también conocidos como “hombre abominable de las nieves”). La pista parece una pared vertical.

En mi corta experiencia de esquiador solo he probado las pistas verdes y azules.

Luego viene la parte de cómo subir la montaña, cuando se inventaron los esquíes tocaba subir a pie, lo cual podía tomar varias horas, hoy en día existen otros métodos.

“Le tire-fesses”

Literalmente se traduce como jala-nalgas, pero en español utilizan una palabra más elegante: telesquí


Este aparato, para los no iniciados, es una tortura física y mental, generalmente las primeras dos o tres veces uno se cae, es irremediable, aparte del posible golpe, la mirada de burla de los niños de 3 años que esquían como si hubiesen nacido en un iglú, es difícil de asimilar. El secreto es mantener los esquís paralelos y no sentarse, repito, NO sentarse.

“Bajarse” del telesquí es un proceso en sí, hay que soltar el tubo el cual se dispara violentamente, aunque sin peligro, y luego mantener el equilibrio y frenar, preferiblemente antes del precipicio.

Las tele-sillas



Estas son más fáciles de montar, pero generalmente te llevan a pistas azules o rojas, así que no es recomendable para principiantes.

Bajarse también puede ser un poco complicado, pero más fácil que en los telesquí.

Las tele-cabinas





Este es el método más fácil, principalmente porque uno se quita los esquís, camina hasta la cabina y se sienta tranquilamente. Aunque igual que las tele-sillas, estos llevan a las pistas azules, rojas o negras.




Una vez en el tope de la montaña no queda más que esquiar ;-)

Aquí hay un video de cómo se encajan los esquís a la botas para los curiosos.



Y aquí hay otro de cómo me veo esquiando, los esquiadores expertos verán que no soy muy diestro, para los que no saben esquiar, este es una muestra de un estilo de esquiar perfecto :-D



Las fotos y videos fueron tomados en Courchevel, Francia en febrero 2013.


1 comentario:

  1. Demasia'O buena la historia e instrucciones... Me encanto la parte del ultimo video Axel y Valeria llamando, mama... papa... ja ja ja ja A repetir! ;-)

    ResponderEliminar